Educación vs Entrenamiento

Siempre que estoy trabajando en el plan de Sanidad en una planta, cuando le digo al equipo de trabajo que deben elaborar los POES, procedimientos operativos estándar de sanitización (o SSOP por sus siglas en ingles “Sanitation Standard Operation Procedure”) de los equipos, me miran como si estuviera diciendo algo absurdo. Las preguntas frecuentes son: ¿Pero, de todos los equipos? ¿y también tenemos que escribir como limpiar la estructura (pisos, paredes, techos)?

¿Para que sirve en realidad un POES? eso es lo primero debemos comprender, para que escribimos un procedimiento. No es precisamente para enseñárselo al auditor y que el vea que tenemos un manual espectacular. Los POES se usan para estandarizar el proceso y que todos los empleados lo hagan siempre: “igual y de la manera correcta”. Entonces, si ese es el objetivo, debemos estar seguros de que lo que escribimos realmente se esté aplicando, por eso después de elaborar los procedimientos debemos atravesar el proceso de entrenar a los empleados.

Hoy encontré una explicación muy interesante en el Libro de Frank Yiannas sobre la diferencia entre educación y entrenamiento.

“…. Sin embargo, nosotros generalmente hablamos de educación en seguridad de alimentos, sin embargo entrenar y educar son dos asuntos diferentes. De hecho, yo opino que en nuestra profesión actual, esos términos son usados incorrectamente. Mucho de lo que nosotros llamamos entrenamiento hoy, es realmente educación…  La educación en seguridad de alimentos generalmente envuelve la transferencia de información relacionada a seguridad de los alimentos, tales como: peligros, estándares regulatorios, y políticas de la compañía, a un grupo de individuos o empleados…la educación en seguridad de los alimentos envuelve más “por qué” es importante la seguridad de los alimentos que “como” lograr la seguridad de los alimentos…El entrenamiento por su parte involucra más el cómo que el  por qué” Food Safety Culture, Frank Yiannas p. 40-41

Cuando hablamos de los procedimientos operativos debemos entrenar a los empleados, y entrenar significa explicarle al empleado como realizar la tarea específica siguiendo paso a paso el procedimiento, pero una vez que se lo hemos explicado, debemos pedirle que haga la tarea y observarlo para estar seguro que comprendió y sigue los pasos correctamente, y en mi opinión debemos dejar que el empleado realice la tarea por un tiempo y al transcurrir el tiempo (varias semanas) validar nuevamente que se mantienen haciendo la tarea de la forma correcta.

Entonces, cuando estoy en el proceso de consultoría y explico esto, en ese momento viene la queja del equipo responsable de la implementación: que esto es mucho trabajo, que quien va a hacer esto, que si hay que hacerlo con cada empleado que limpia, etc. Después de leer a Yiannas estoy convencida de que mientras no comprendamos el concepto de entrenar en nuestras empresas, que no es simplemente sentarnos a dar un curso de BPM una y otra vez, sino lograr que los empleados comprendan la importancia de realizar  sus tareas de forma correcta, seguiremos teniendo problemas de Seguridad e inocuidad en nuestras plantas.

Y quiero terminar con la reflexión que hace FranK Yiannas, porque no quiero sacarlo de contexto:

“Ahora, podría usted preguntarse, ¿cuál de ellas es más importante, educar o entrenar? Ambas los son. Es importante enseñarles por qué la seguridad de alimentos es importante  en un intento de transferir conocimiento e influenciar las actitudes. Pero es igual de importante enseñarles cómo la seguridad de los alimentos se consigue a través de demostraciones específicas de las tareas y deberes asignados a los empleados. Si usted solo educa, pero no entrena, va a estar en problemas”

 

Anuncios

Tip de la Semana: Lecciones de un minuto

Hola… esta semana traigo otro tip de la semana cortesia de AIB. El tema es el entrenamiento, las normas de BPM nos indican que las Buenas Practicas de Manufactura deben reforzarse, pero aveces tenemos la creencia de que debemos repetir una y otra vez el mismo entrenamiento de Buenas Practicas a los mismos empleados, esto provoca que los empleados se aburran y ya no le presten atencion a lo que estamos intentando transmitir.

La idea es realizar reforzamientos periodicos basados en los hallazgos que se detecten durante las inspecciones de BPM. Si encontramos problemas de lavado de manos, reforzamos el lavado de manos con alguna actividad puntual, preferiblemente lúdica. Si encontramos que la limpieza no esta siendo efectiva, reforzamos los empleados responsables de la limpieza.

El Tip de la semana lo que nos trae es la experiencia de una planta en lecciones de un minuto que imparte en sus instalaciones. Veamos que nos dice AIB.

Muy frecuentemente escuchamos de las famosas “lecciones de un minuto” que utilizamos en nuestra planta o centro de distribución.  Estas lecciones cortas se las usa como recordatorios puntuales o para explicar algún requisito.  Esta es la experiencia en una planta y de cómo realizan estas lecciones rápidas.

En nuestros centros de distribución utilizamos lo que llamamos “profesores de un minuto”.  Básicamente lo que hacemos es tomar alguno de los hallazgos encontrados durante la inspección de AIB y los convertimos en pequeños clips de video en el que se explica cual fue el problema y porqué es un problema.

Por ejemplo, se nos observó un deficiente sello del andén de carga.  Cuando el sello fue reparado realizamos una pequeña filmación explicando cual es el problema (roedores pueden entrar) y también una breve alusión sobre hacer si esta situación vuelve a suceder (llenar una hoja de reparaciones urgentes) Estos videos son luego exhibidos en el comedor de empleados.

En esta experiencia ellos estan usando herramientas como videos, podemos usar fotos, o cualquier otra actividad, tratar de que sea divertido para que los empleados se interesen y presten atención.

Asi que a implementar lecciones de reforzamiento de Buenas Prácticas de Manufactura en nuestra planta!!!