¿Que es una Enfermedad Alimenticia?

Antes de ayer me encontraba con un compañero de trabajo esperando para entrar a una reunión. Este chico está en etapa de formación en la empresa y me encontraba explicándole algunos asuntos básicos sobre sanidad e inocuidad de alimentos.

No me había dado cuenta que la chica que estaba en la recepción estaba super atenta a lo que explicaba y después de un rato me preguntó interesada ¿Como sabia yo esas cosas?

La verdad es que no estaba hablando nada sofisticado ni complicado, pero la pregunta me hizo pensar que mas personas de las que imaginamos no tiene idea de algunos asuntos básicos de seguridad alimentaria.

Así que pensé que aunque podría parecer un tema sencillo para los que saben de alimento, sería interesante hablar de asuntos básicos para los que no están familiarizados con el tema.

Esa es la razón de este post sobre enfermedades alimenticias.

Una enfermedad alimenticia es la que se produce cuando ingerimos algún alimento contaminado, principalmente con una bacteria patógena (las bacterias patógenas son aquellas que provocan enfermedades). También si el alimento tiene algún contaminante químico puede provocar una enfermedad alimenticia. Podemos decir en un lenguaje mas llano “que la enfermedad alimenticia se produce cuando nos enfermamos por ingerir algún alimento”

Se han descrito más de 250 enfermedades diferentes transmitidas por los alimentos. La mayoría de estas enfermedades son infecciones, ocasionadas por distintas bacterias, virus y parásitos que pueden ser transmitidos por los alimentos. Otras enfermedades son envenenamientos, ocasionados por toxinas o productos químicos nocivos que han contaminado los alimentos; un ejemplo de esto son los hongos venenosos.

Estas enfermedades tienen muchos síntomas diferentes, por lo que no podemos hablar de un “síndrome” que sea una enfermedad transmitida por los alimentos. Sin embargo, el microbio o toxina se introduce en el cuerpo por la boca y a través del conducto gastrointestinal, y a menudo los primeros síntomas son náusea, vómitos, calambres abdominales y diarrea.

Podemos decir que hay tres formas en la cual un alimento puede provocar una enfermedad alimenticia:

  • Intoxicación alimenticia
  • Infección alimenticia
  • Envenenamiento

Una intoxicación alimenticia se produce cuando el alimento que ingerimos tiene una toxina o veneno, que puede provenir de una bacteria o de algún producto químico. Al ingerir el alimento la bacteria estuvo presente y produjo la toxina, cuando ingerimos el alimento nos estamos comiendo la toxina. En este caso los síntomas se presentan casi de inmediato. Un ejemplo es cuando consumimos una crema de leche contaminada con Staphilococcus que ha producido una toxina en la crema, al poco rato de ingerir la crema la persona comenzará a presentar síntomas de vómitos y diarrea. La intoxicación afectará a todos los que consumieron en alimento, esto es muy común cuando se consumen ensaladas crudas.

Infección alimenticia se produce cuando ingerimos un alimento que tiene presente una bacteria patógena. Una vez esta bacteria esta en nuestro organismo comienza a reproducirse y provoca una la infección; en este caso los síntomas no se presentan de inmediato, pueden comenzar al otro día o 48 horas después. En estos casos ocurre que la persona no identifica que le produjo la infección, porque uno tiende a relacionarlo con lo que comió inmediatamente, y no con lo que consumió el día anterior o hace dos días. Normalmente las diarreas van a acompañadas de fiebre porque hay una infección. En este caso varias personas pueden haber ingerido un mismo alimento contaminado y no necesariamente presentan la enfermedad, porque todo va a depender del organismo y el sistema inmune que tenga la persona, hay personas con un sistema inmune mas débil que otras.

En el caso del envenenamiento, se ingiere un alimento que una vez en nuestro organismo provoca una toxina. Los síntomas de presentan de 1 a 6 horas después de la ingestión y pueden ser: náusea, vómito, diarrea, dolores abdominales y debilidad. Estos síntomas progresan durante 24 horas y posteriormente disminuyen. El dolor abdominal pueden ser intensos.

En los tres casos, los episodios pueden simplemente quedarse en malestares que duran unos dias, pero en un % de los casos dejan secuelas a largo plazos y siguen provocando problemas de salud.

Al final nos podemos preguntar ¿Que podemos hacer para prevenir las enfermedades alimenticias? Eso es tema para varios post mas…

La calidad es negociable, la seguridad de los alimentos no.

Hace unos meses se puso en los temas de discusión la calidad de los alimentos, por el problema que se presentó con la leche del desayuno escolar.

Me encontré con la periodista que me preguntó si podría responderle una pregunta porque tendría un programa hablando de la calidad de los alimentos, luego de mi intervención, pensé que era oportuno escribir mi punto de vista, porque sentí hay una confusión con respecto a los temas de calidad, sanidad e inocuidad.

Si preguntamos que es calidad, la respuesta obligatoria de todos es: “satisfacer al cliente”, por eso mi opinión es que la calidad es negociable. Y como está el tema de la leche en la discusión lo tomaré como ejemplo: puedo decidir vender un cartón de leche con 3% de grasa por 45 pesos, pero si un cliente quiere un producto mas barato, podría decirme: “yo quiero un producto que cueste 35 pesos y en lugar de tener 3% de grasa quiero que tenga 1.5% de grasa”, de hecho hay leches que tienen 1% de grasa o menos y se venden como leches descremadas o semidescremadas.

La leche no tiene que tener 3% de grasa, la leche tiene que tener la cantidad de grasa que dice la etiqueta que debe tener. Si la etiqueta dice que tiene 3%, o la Secretaria de Educación negoció con sus proveedores leche con 3% de grasas y estos entregan 1.5% entonces el problema es de calidad porque se está violando un acuerdo contractual entre las partes. Si la leche está mezclada con suero de leche, el problema no es de calidad sino de adulteración. Entonces son conceptos distintos.

Si nos vamos al código de Regulaciones Federales de la FDA. Título 21. “Un Alimento adulterado, todo aquel que en forma intencional ha sido privado parcial o totalmente de elementos útiles o característicos del producto, o si éstos hubiesen sido sustituidos por otros inertes o extraños al alimento, o bien cuando contenga un exceso de agua o material de relleno según lo señalado por los reglamentos y normas especificas vigentes. Es también alimento adulterado, cuando se le hayan agregado sustancias para disimular las alteraciones de las características físicas nutricionales u organolépticas propias del alimento o haya sido adicionado de sustancias prohibidas por su toxicidad”. Y esto es penalizado por las leyes de los Estados unidos, y debería estar penalizado por el gobierno dominicano. Pero, resulta que pleno siglo 21 no tenemos aún en República Dominicana una ley de inocuidad de Alimentos o un reglamento de Buenas Prácticas de Manufactura, sin embargo hay quien opina que no necesitamos de estas leyes o reglamentos, porque teníamos una norma de etiquetado.

El asunto es que regular la etiqueta no tiene nada que ver con que los alimentos que se venden en el mercado sean sanos e inocuos. La etiqueta de un alimento puede estar perfecta, y el producto tener lo que declara la etiqueta y a pesar de esto, cuando lo consumimos nos enfermamos, porque el problema no era de calidad sino de Sanidad e inocuidad. Por eso soy firme la calidad se negocia, es un asunto legal, contractual entre el que compra y el que vende; la sanidad y la inocuidad, por su parte es responsabilidad de las empresas que producen alimentos y no es negociable

Por otro lado esta el tema del estado, a través de Salud Publica y DIGENOR es obligación del estado de garantizar alimentos sanos porque las empresas garanticen alimentos sanos e inocuos, pero si no hay una ley de inocuidad o un reglamento que cumplir, como puede el estado regular las empresas.

Finalmente creo que los dominicanos tenemos la costumbre de poner al menos las cosas que se hacen bien en nuestro país, y debo reconocer que hay muchas empresas que tienen sistemas de calidad adecuado, creo que se cumplen menos con los asuntos de inocuidad y sanidad que para mi es mas grave. Aunque en mi opinión un gran porcentaje de las industrias no cumplen con ninguno de los tres. Cumplir con ofrecer calidad es un tema de la empresa, garantizar alimentos sanos e inocuos es responsabilidad de las empresas. El estado por su parte debe ser responsable de evitar que lleguen alimentos adulterados al consumidor, que se cumplan las normas que existen y garanticen que las empresas cumplan con prácticas que aseguren alimentos sanos e inocuos.

Pienso que falta capacitación en las instancias estatales para conocer debidamente del tema y poder desarrollar adecuadamente su tarea de ser entes reguladores.